Esta noche soy un Kaldorei (parte 1)

Debido a la fiesta de cumpleaños que celebraba Macnabook la semana pasada en Los Errantes, me decidí por un Elfo de la Noche para ir a hacerle una visita a Forjaz. Siempre me gustaron los elfos, o más que los elfos sus bosques, su música, sus poblados, su ciudad… era una buena excusa para revivir un poco esas zonas y de paso aprovecharía el barco que ahora lleva directo a Ventormenta desde la Costa oscura. Así es como empieza el corto pero intenso viaje de un tauren que por un día se desparasitó y sustituyó sus cuernos por orejas puntiagudas.

Muchos ya conocéis el camino: Partí desde Shadowglen, visité Dolanaar y finalmente llegué a Darnassus. Esa maravillosa ciudad de la calma, extendida en el bosque… ojalá pudiera vivir yo allí, aunque no es posible, no es lugar para un tauren. Tras un pequeño paseo turístico por los barrios de la ciudad, fuí rumbo a Auberdine. Ví atracar el barco a lo lejos y salí corriendo tan rápido como pude. Por los pelos me libro de esperar al siguiente!

Este era el momento más esperado para mí, pues no había visto aún el nuevo Puerto de Ventormenta, y al llegar me encontré con un paisaje que es básicamente el motivo de esta historia:

La inmensidad y belleza de este puerto es algo que no puedo inmortalizar en una fotografía. Me cautivó. Hay que estar ahí para presenciar la grandeza del puerto y como se extiende a lo lejos. Es una ciudad en sí mismo. Mirando hacia arriba, donde asoman los edificios por encima de las murallas, uno se siente diminuto ante tal construcción. Hechas un vistazo a tu alrededor y todo parece lleno de vida. Barcos enormes en los muelles, guardias patrullando, trabajadores, tanques defendiendo la ciudad, un faro en una isla a lo lejos… He de confesar que despues de haber estado allí siento cierta envidia. Ojalá mis amigos los orcos tuvieran un puerto tan bonito en su ciudad, o un “zepelinpuerto” más memorable en el que poder sentarse a disfrutar del paso del tiempo. Vida tranquila es lo que nos gusta a los tauren.

Despues del paseo, me dirigí escaleras arriba hacia el interior de la ciudad. Tras perderme unas cuantas veces acabé en la puerta del castillo, así que aproveché la ocasión para hacerle una reverencia al Rey Varian. Aunque no comparta su opinión respecto a la horda y las guerras pasadas, es un rey al que mucha gente respeta.

Y al fin llegó el momento de coger el tren subterráneo rumbo a Forjaz donde dentro de poco se celebraría la gran fiesta.

Este artículo es más que nada una excusa para comentar lo del puerto de Stormwind. De verdad que me impresionó. Cuando pueda escribo mi crónica de la fiesta de Mac y cuelgo unas fotillos!

3 Comentarios a “ Esta noche soy un Kaldorei (parte 1) ”

  1. Banthar
    < Angels >

    Tyrande

    80 Humano

    El puerto de Ventormenta es una construcción que no deja indiferente, aunque muchos opinan que no es para tanto. Para mi está lleno de detalles. Además soy un amante de la piedra, por lo que mire por donde mire me sugiere a otras construcciones o ciudades medievales de la vida real basadas en piedra. Saludos!

  2. Freixenet
    < Nova >

    Uldum

    80 Elfa de Sangre

    jeje fue genial tener por allí a tanto blogger. Yo como ya fui ally en mis proncipios no me perdí por Forjaz :P

Dejar un comentario

Debe estar registrado para dejar un comentario.